EL MUNDO SE DERRUMBA Y NOSOTROS NOS ENAMORAMOS.

¿Quien dijo algarabía? Llamémosle arte.

Seguidores

Aprende

Hay momentos en la vida en los que debes pararte a pensar en todo lo que has ido haciendo a lo largo de ésta. Las consecuencias de cada hecho, cada palabra, cada paso que has dado y todo lo que has aprendido. Y entonces, solo entonces, puedes darte cuenta o no de las cosas…
En el mejor de los casos te das cuenta de lo que realmente importa y de las cosas que pierdes o ganas por ti mismo. En el mundo hay muchos tipos de personas ¿sabes? Hay personas que lo arriesgan todo con miedo a perderlo, personas pobres, pobres en sentimientos, frías y calculadoras que no pierden nada si juegan, porque precisamente por ser así, probablemente lo hayan perdido ya todo. Y, por otro lado, tal vez no te des o no te quieras dar cuenta de la cruda realidad, porque es duro... Se vive muy bien subida a una nube, pero en un momento: ¡PUM!
-Bienvenida a la realidad, pequeña.
Y juegas a un todo o nada. Te encuentras en un punto de inflexión en el que tus sentimientos pueden llegar a ser tus peores enemigos. Y, en realidad, no sabes muy bien lo que sientes. Yo te lo diré: es impotencia. Si, impotencia por quererlo todo y haberlo perdido. Incluso en esos momentos sigues con tu egoísmo y esperas a que alguien te saque de esa, pero no. Esto es la vida,  y aquí no va a venir ningún Superman a salvarte. Esta historia la escribes tú, y cada paso que des tendrá una consecuencia y nunca podrás responsabilizar a los demás de tus actos.
Si, es difícil, sé que es difícil pensar que hay tanta gente en este mundo y tan poquitas las personas…
A veces, en la vida, la gente egoísta y cobarde debe fingir ser altruista.
¿Por qué no lo intentas? No pierdes nada. Nada, porque tu formas parte de ese montón de gente que les gusta las cosas a lo grande y dan pasos de gigante. Pero, la vida no es una carrera constante, al revés, la vida está para disfrutarla, para sentirla y saborearla. Porque a veces es dulce y otras amarga, porque a veces la disfrutas y otras la padeces, porque la vida… la vida hay que cogerla y morderla.
Da igual lo que dure, que no te importe, pásalo en grande, no te preocupes por lo que te queda en ella. En realidad, deberías preocuparte por desaprovecharla, porque cada segundo que pasa es uno menos en este mundo.
No te prives de las cosas que buenas que te hacen feliz y hacen feliz a las personas que quieres, no te prives de divertirte, no te prives de sonreír, pero sobre todo, no te prives de amar. Las personas más pobres son las que nunca han amado de corazón.
Hazte rico, hazte rico con cada momento, horas, minutos y segundos de recuerdos con la persona a la que quieres. Porque, quieras o no, la vida son recuerdos, y aunque no se puede vivir en el pasado… nunca debemos olvidarlo.
No lo olvides, vivimos un futuro constante del pasado que nunca volverá.

6 comentarios:

Pauu(: dijo...

WOW!

Todo es tan verdadero:O
Me hizo reflexionar mucho tu entrada, y tienes razon en todo.

ojala todos pudieramos vivir la vida tal como tu la describiste.

cuidt
n_n

Smily dijo...

GRAN, GRAN, GRAN reflexión!
Te admiro muchísimo, a ti y a este texto...

Daniela dijo...

Que grandes palabras!!!! Hace días que me ando cuestionando todo lo que hago, que si estará bien o no sobre mi relación actual, o cosas muy sencillas... pero realmente hay que disfrutar el momento, cada instante que te da la vida. Agradezco mucho tus palabras, llegaron a mi vida en el momento indicado. Cariños. =)

...♥Albita♥... dijo...

Sorprendentemente cierto... Me hizo reflexionar mucho esta entrada, como todas tus entradas. Sólo que ésta bastante ya que estoy en un momento en el (que de manera personal), pienso mucho en mi niñez y en las cosas que hacía con mis seres queridos o con mi propia imaginación...
Te felicito...

Escribiendo en Nunca Jamás dijo...

Precioso. =)

Alberto Losa dijo...

Por reflexiones como estas, eres odiablemente hermosa :)