EL MUNDO SE DERRUMBA Y NOSOTROS NOS ENAMORAMOS.

¿Quien dijo algarabía? Llamémosle arte.

Seguidores

Me veo muy obligada a publicar este texto que escribí hace casi un año. No es un texto de amor o desamor... no. Hablo de una experiencia personal de la que aprendí mucho en su día.

Nos pasamos la vida posponiendo la felicidad: cuando acabe bachillerato, cuando termine selectividad, cuando entre a la carrera que me gusta, cuando acabe la carrera, cuando encuentre trabajo, cuando me compre mi primera casa, cuando me case…
Si una cosa he aprendido este año es que el mejor momento para ser feliz es ESTE.
A estas alturas, ya en Junio, ha sido cuando me he podido dar cuenta de ello.
Me he pasado la vida (y cuando digo la vida, es la vida, no una mera expresión) diciendo que quería ser médico. En primero de bachiller tuve un mal año y mi nota no era para tirar cohetes, pero segundo de bachiller fue un año aún peor, las cosas me vinieron de cara, y cada paso que daba era estamparse contra un muro cada vez más fuerte, pero eso no fue un motivo para no intentarlo cada vez más. Al final terminé con una nota bastante buena, pero tal fue mi obsesión por entrar a Medicina (esa magnífica carrera que tenemos tan idealizada) que me tiré las semanas anteriores a selectividad sin apenas dormir, estudiaba más de 14 horas diarias (y sin exagerar) y eso al final no fue nada bueno, mi nota en selectividad tampoco fue mala (aunque he de decir que en selectividad corrigen de una manera muy injusta), pero no suficiente para entrar en Medicina y me desmoroné. Todo por lo que había luchado tanto tiempo y todo a lo que había reducido mi vida desapareció y sin posibilidad de hacer nada, porque no me puedo permitir estudiar en una universidad privada. Un verano que a todos nos prometen ser el mejor de nuestra vida, fue un verano horrible, seguido de un año horrible estudiando una carrera que no me gustaba para nada: Fisioterapia. Pero a estas alturas del curso, del cual me quedan 3 exámenes y apenas dos semanas para acabar limpia mi primer año de carrera, puedo decir que me encanta, y esto lo he descubierto hace apenas un par de semanas, estudiando los exámenes finales del segundo cuatrimestre. Y aunque no he perdido la ilusión por Medicina, sé que esta carrera no me disgusta aunque no sea la que había soñado tanto tiempo.
Con esto quiero decir que no debemos obcecarnos con nuestros objetivos, yo soy una persona de ideas fijas y al final he terminado cediendo, no me he dado cuenta antes de lo genial que es esta carrera que estoy estudiando por estar encabezonada con Medicina. Que no os puedan los estereotipos y los prejuicios de que una carrera es más que otra, yo creía que Fisioterapia era una carrera sencilla, y puedo asegurar que ha sido un año duro y de mucho estudio. No os quedéis estancados en un sueño, si no lo conseguís ahora, ya vendrá otra oportunidad, pero no cometáis el grandísimo error que cometí yo: no ser feliz y no disfrutar esta grandísima oportunidad que me han ofrecido mis padres, el poder tener estudios superiores.
Espero que mi experiencia os sirva de ejemplo. Yo hoy he decidido ser feliz.


La vida es una lucha y tú eres el más fuerte.

[Ahora puedo añadir que este año me encanta aún más mi carrera y me apasiona. También puedo decir que el año pasado fue duro, pero este se lleva el premio jajaja]

Mucho ánimo a los que os examináis de selectividad este año y si, en general, queréis algún consejo (selectividad, fisioterapia...) no dudeis en preguntarme:

ecyrblog@hotmail.com



4 comentarios:

Anónimo dijo...

(Me siento obligada también a comentarte en esta entrada).

Durante casi 4 años he visitado este blog casi diariamente, sin embargo, nunca me he atrevido a comentarte. Te he envidiado, y mucho, incluso te he querido imitar más de una vez en un blog antiguo que tenía, de lo que no me siento orgullosa en absoluto. También he de decir que (no te asustes), después de tanto tiempo, te observo casi a diario por twitter e instagram, e incluso por tuenti cuando eso aún molaba (¡imagínate el tiempo que llevo "conociéndote"!). Ante todo aclarar que no soy ninguna psicópata, violadora, asesina en serie o una loca de atar, bueno, loca sí, todos estamos un poco locos.

Este texto me ha parecido tan inspirador, estoy en 2º Bach y la semana que viene me gradúo, que no me he pensado dos veces el contestar y no por correo, para mantener mi anonimato por miedo a futuras críticas.

Sólo decir que me hace muy feliz que estés tan contenta con tu vida. Pensaba que tu vida era "ideal", pero parece que no. De algún modo me alivia el pensar que hasta las personas más perfectas tienen “problemas” en su vida. De todos modos, me siento muy orgullosa de ti, ojalá yo el año que viene. También estoy dudosa sobre qué carrera escoger y siento demasiada impotencia porque sé que este curso podría haberme esforzado mucho más, a pesar de tener más de un 8 de media. 2º Bach es el peor año con diferencia. Sientes que no te valoran suficiente tu esfuerzo, que hay asignaturas en las que haces poco y obtienes mucho, y otras en las que te dejas la piel COMO POCO y todo por un mísero 6, que no digo que un 6 esté mal, pero joder. El viernes que viene a estas horas estaré festejando mi graduación, y sin embargo, la semana que viene tengo 4 exámenes finales en sólo 3 días, para los que debería estar estudiando ahora mismo, y mira, aquí estoy escribiéndote mis pequeñas confesiones.

Sencillamente, te deseo lo mejor.

Andrea P. dijo...

Muchas gracias. No te puedes hacer una idea de lo que me ha alegrado leer este comentario. Sé que he tardado en contestar, ¡pero es que mis días no tienen más horas!
No existe la gente perfecta, y tampoco he intentado dar esa imagen nunca, todos tenemos nuestro más y nuestro menos, nuestros roces con las personas que queremos, y todos tenemos baches, la diferencia es que algunas personas saben como afrontar su situación y otras no (yo me incluya en las de no). La esencia de la vida es seguir hacia delante y aprender de cada error o cada bache.
Mucho ánimo con lo que te queda, que es un último esfuerzo y ya verás como será recompensado y pásalo muy bien en tu graduación, que es un momento que no se olvida. Hoy hace 2 años que me gradué yo y lo recuerdo como si fuera ayer.
Por cierto, no creo que haya que juzgar a nadie, aquí no estamos para eso, así que, insisto y te invito a si quieres descubrir un poquito más de mi vida tan sumamente imperfecta o si quieres algún consejo respecto a qué hacer el año que viene, me envíes un correo.
Yo también te deseo lo mejor

Jorge Braña dijo...

Nunca dejes de escribir, y tal vez algún día las letras te hagan más feliz que la planeada carrera misma. Lo que brota como capullos en primavera es naturaleza, y tus palabras así parecen brotar...

Anónimo dijo...

Acabas de alegrarle la vida a una estudiante de 2 de bach. Muchisismas gracias. De verdad